FLEURETY “THE WHITE DEATH” (2017/PEACEVILLE)

El hombre que no percibe el drama de su propio fin no está en la normalidad sino en la patología, y tendría que tenderse en la camilla y dejarse curar. (Carl Gustav Jung)

  Debó de reconocer que Fleurety en los 90’ formó parte de mi playlist favorito junto a Ved buens ende, Arcturus y Ulver, grupos del post black metal, movimiento también denominado avantgarde metal. Recordemos que Fleurety partió  el año 93 con un demo, EP y 7’’ y que es una banda compuesta solo por dos miembros, algo que hay que consignar,  Alexander Nordgaren y Svein Egil Hatlevik, provenientes de Oslo, Noruega. Su debut fue el año 95’ en el mítico sello Misanthropy records (Min tid skal komme), disco que mezclaba el black metal con la música progresiva y más experimental con algunos toques de folclore Nórdico; la placa tuvo un impacto tremendo dentro del underground, aunque siento que estuvo mucho tiempo sepultada bajo cientos de bandas de black metal tipo Marduk que no aportaban mucho a ese estilo, pero fue ese trabajo lo que transformó a Fleurety en una banda de culto hasta hoy.

Su segundo disco es un EP llamado: “Last minute lies” 99’, mostraba un sonido más depurado, melodías más disonantes con voces femeninas y arreglos de saxofón. A continuación salió editado el que es quizás uno de los discos más pretenciosos que se hayan hecho dentro del metal, me refiero a “Departament of apocalyptic affairs” 2000, una placa  que tiene a la creme de la creme del post y black metal como invitados miembros de: Arcturus, Mayhem, Ulver, etc… y que se pasea desde el jazz, industrial hasta el trip hop, recordemos que este disco fue producido nada menos que por Garm de Ulver. Después de ese trabajo pasaron 17 años para escuchar otro disco de esta tremenda banda que ha innovado siempre, recordemos que editaron dos EPs entre el 2000 y 2017 que reflejan su lado más black metal.

Pasemos al viaje que nos da esta banda con su nueva placa: “The White death”, editada por el sello inglés Peaceville. Consta de 8 temas con una duración de 43 minutos que nos demuestran que aún se pueden hacer cosas nuevas dentro de la fusión. Arranca con el corte: “The White death”, en la onda black metal más raw y puro que tuvo Fleurety en sus comienzos, podría sonar un poco a Burzum y en algunos pasajes al viejo Darkthrone, con la inclusión de las voces femeninas de: Linn Nystadnes, dándole ese toque que tenían en su primer disco  y el EP “Last minutes lies”, con pasajes que pueden recordar a bandas más post punk, shoegaze y en otras a grupos como Jethro tull, ya que incluyeron flauta traversa (Krizla). “The ballad of copernicus”, parte con la voz de Carl Michael Eide (Ved buens ende, Virus, Cadaver, Ulver, Aura Noir, etc…) en un plan casi recitativo, bajo un ritmo lento y una melodía en los teclados que atrapa y  se hace bien presente en el coro, casi hipnótico,  que podrían recordar a la música de la película: “El bebe de Rosemary”. “Lament of the optimist” retoma un ritmo más rápido con el sonido del destapar una cerveza, y que tiene pasajes más black metaleros, donde vuelve la voz de Svein con sus gritos y lamentos como antaño, eso hace que uno entre en un estado de ¡catarsis! En “Trauma” aparecen esas melodías en la guitarra de Alexander que me recuerdan al fabuloso EP “Last minutes lies” y que me transportan a una época de mi vida por el año 2000, donde aparece la batería de Svein de en un in crescendo con la incorporación de la voz de Linn, recordando esos tiempos de Fleurety más oscuros,  con un cambio brusco se regresa a un black metal atmosférico, minimalista y etéreo. Hay temas muy ricos en la parte rítmica como “The sciencie of normality”, en donde Svein se luce haciendo patrones rítmicos muy notables, combinados con las melodías disonantes de la guitarra de Alexander, además de  sintetizadores, todo lo anterior le da un toque sombrío y tétrico que uno podía escuchar en bandas como Universe zero; más que nada me recuerda al disco “Heresie” y a esa escuela de Fred Frith (Art bears/R.I.O). Queda claro que acá dan rienda suelta a todo lo experimental que uno podría escuchar en estos tiempos.

El tema “Future day” comienza con una guitarra que recuerda a su primer disco, sin distorsión y dejando de la lado la batería aparece la voz de Carl Michael Eide, demostrando que posee una tremenda voz y además que interpreta de forma perfecta el sentimiento que luego nos transporta a las melodías de la guitarra y flauta traversa, algo que hace que el disco se enriquezca y que no sea algo típico dentro del metal, es Fleurety nuevamente rompiendo con normas y paradigmas, en definitiva un hermoso tema que hace de interludio para “Ambitions of the dead”, aquí apreciamos una clara influencia, como lo había hecho notar anteriormente, de la banda inglesa de rock progresivo Jethro tull y en donde también regresa la voz de Linn, dándole un toque más etéreo a la música, todo ese conjunto  adornado con un ritmo lento de batería y armonías de guitarra en un plan tenebroso.

Vamos al gran broche de oro, “Ritual of light and taxidermy”, el título ya es bastante elocuente y  tiene relación con el título del disco: la muerte es lo único seguro que tenemos en esta vida y en este disco aquello queda plasmado desde distintas concepciones.  Acá vuelve la voz de Carl, cantando casi de una forma de ritual, invocando a la luz para que el cuerpo de aquel muerto sea conservado hasta el infinito, es una canción rica en ritmos y es perfecta para cerrar un disco perfecto en todo sentido.

Recordemos que el arte fue hecho por nada menos que Kim Solve, demostrando que se reinventa cada vez que crea el artwork de un disco, está vez con una portada minimalista y muy limpia, pero que impacta a la primera vista.

Si buscas algo nuevo, fuera de los clichés del metal tradicional, debes de comprar este disco; valieron la pena los 17 años de espera para escuchar esta obra de arte.

FLEURETY NO DECEPCIONA SEÑORES, HAGAN EL VIAJE Y LARGA VIDA A UN DISCO AFÍN CON LA ¡MUERTE BLANCA!

Manuel Knwell, abril 2017.

Edición por Camilo Ortiz.

 

 

 

 

Leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.