La decadencia musical del milenio

El escuchar música que te entregue algo nuevo o que te mantenga atento en estos días es algo bastante complejo, debido a que ahora el ser un “músico” es algo fácil y muchos que lo creen ser, no logran tener un mínimo de estética y de originalidad, no me quiero referir al sonido, solo a la composición musical, la cual, en muchos casos, aunque existan estudios académicos en prestigiosas universidades, dejan de lado el alma y se dedican a solo repetir escalas y armonías de sus profesores o compositores favoritos.

Suelo hacer el ejercicio de escuchar siempre lo que me envían ya sea de Chile o de otros países y pocas veces me sorprendo como me ocurrió hace unos días con la compositora uruguaya: Lucía Chamorro, una chica de no más de 28 años, la cual estuve horas escuchando su música acusmática, su trabajo es realmente espectacular, desafiando al oyente en cada segundo, con una mezcla perfecta y una masterización con un rango dinámico que permite apreciar todo el espectro sonoro que ella atrapa en su música y la cual te sumerge en su estilo y no el que se repite miles de veces en este tipo de música. Muchas veces escucho canciones de Europa de supuestamente connotados compositores que son incapaces de recrear un paisaje sonoro que al escuchar uno, este atento y esperando algo nuevo, y que no sea solo el ejercicio de grabar música en la calle o donde sea sin contar una historia entretenida, me pasa lo mismo con los que hacen noise y música experimental o ambient, la gran mayoría son demasiados aburridos, predecibles y por ende somníferos.

Lamentablemente el mercado y la gente que consume la música tampoco tiene elementos de juicio, ya que por lo general la educación musical en sus hogares o es nula o ha sido basada en lo que se escucha de las radios más populares y/o por la televisión, sumado esto a que muchos profesores en los colegios solo se guían por el escueto programa educacional que tiene la música hoy en día.

Es por eso que los “artistas” que tienen más fama  actualmente son los que musicalmente son una escoria, lo que no sucedía en las décadas de los 60’, 70’, 80’ y 90’, ya que la industria musical que era más fuerte en esos tiempos apoyaba a bandas como: The Beatles, Pink Floyd, Black Sabbath, Kraftwerk, Yes, Tangerine dream, Depeche mode, Radiohead, etc…esa era la música que tenía los números unos de los rankings de la billboards, ahora vea lo que más se vende.

Entonces estamos supeditados bajo el manto de estos cientos y miles de pseudos músicos y compositores, y de los que salen de las academias o universidades con un título bajo el brazo, que no dejan ver la luz a los que hacen música con verdaderos cojones, para solo repetir patrones aprendidos por años como si leyeran el Corán o la biblia o más fácil aún, siendo hijos de millonarios los cuales pagan a productores que les componen sus discos y les pagan a agencias de publicidad, palos blancos en las radios para sostener las paupérrimas canciones de sus hijitos, y hacerles una carrera musical pavimentada como tantos casos actuales, incluso muchos  terminan muertos por drogas y el vació del no ser apreciados por lo que son, si no por todo el circo que los rodea.

Links Lucía Chamorro:

https://luciachamorro.com/

pyr228 lucía chamorro – luna anfibia

 

 

Leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.