LAS ARTES EN FUNCIÓN DEL CENTRALISMO Y EL COMPADRAZGO

Durante ya cuatro años que llevo siendo editor de Novutrefall web zine y casi diez años como músico y productor de: Kasa de Orates, me he podido dar cuenta y percatar como la música y las artes que provienen de regiones hacia Santiago somos discriminados por dos razones básicamente: el centralismo que ejerce Santiago como eje principal de la cultura y creerse superiores al resto del país, y si no te haces amigo de los cientos de grupos sectarios dentro de las redes de la música o de las artes es poco o nulo el impacto que tendrá tu trabajo dentro de este medio tan hermético y de creerse tan especiales y únicos.

Muchas veces me tocó entrevistar a varias bandas que iban de regiones a vivir a Santiago y me contaban como eran discriminados por no ser de allá, y desde no conocer al tipo que está en la puerta del bar Loreto hasta los productores,  hace que el trabajo sea vea mermado, es algo que se repite en todo ámbito cultural. Se cree muchas veces que si uno vive y genera arte en  Santiago será algo con mejor calidad, vas a tener más y mejores contactos y además podrás generar dinero, etc…y tenemos que conformarnos con hacer redes con otros países para poder mostrar nuestros trabajos. Casi ninguna escena musical en Santiago es incluyente al menos que tengas que lamer un par de falos y hacerles la venia a los que manejan los hilos de los bares, discos, antros, teatros, bibliotecas, etc… y adaptarte a las exigencias que ellos te imponen, pagándote mal, sin servirte ni un vaso de agua, dormir en malas condiciones o ir a buscarte con tus equipos, etc…Generalmente  los gestores culturales están formados y hechos para ganar Fondart y ventanillas abiertas a artistas que le puedan pagar esa “gestión”, para uno poder realizar su obra y no precisamente son “gestores” los cuales buscan nuevas instancias para mostrar arte nuevo. Hasta ahora no ha llegado ninguno a mi lado que se ofrezca a trabajar con mi proyecto Kasa de Orates o Novutrefall, y cuando les muestro la labor realizada y mis redes parece que los asusto, y es algo que no solo hago yo,  conozco a muchos otros artistas de regiones que han tenido que hacer sus trabajos prácticamente en el extranjero e incluso vilipendiados por la gran mayoría de los Santiaguinos.

Hace meses trate de establecer un vínculo con   el que se dice el padre de la música experimental chilena, me refiero a: Carlos Cabeza, le envíe un email haciendo ver mi molestia por no ser considerado en la escena electrónica/experimental Santiaguina, cuál fue su respuesta: nula, ahí te das cuenta cómo funciona este país,  con apellidos importantes, pitutos, etc…y me es curioso que músicos que están a años luz de lo que se hace acá me tengan en cuenta para colaborar con sus proyectos musicales, no soy el único caso, es sabido de varios artistas y músicos que les ha ido excelente en otros países y acá no son considerados, el famoso pago de Chile.

Me acuerdo cuando viví en Cusco, Perú y posteaba algo por Facebook y tenía 300 likes de  personas que me validaban solo por vivir fuera de Chile, es lo que les pasa a mis amigos que se han ido a vivir a New York o Europa, y/o también ocurre lo contrario que si “ven” que les va bien no los toman en cuenta, la envidia pues…

Hace un año me contacte con la biblioteca de Santiago, para ver la posibilidad de tocar con el colectivo de arte que tengo junto a: Camilo Ortiz (escritor/San Carlos) y con José Ignacio Arias (artista visual/Curicó), me dijeron: “ok, tu proyecto está increíble, puedes tocar cuando quieras acá”, y cuando pregunte si nos podían pagar para costear aunque sean los gastos de los pasajes y estadía, está fue la respuesta: “no hay presupuesto, pero les estamos dando su gran oportunidad de mostrar su arte en un lugar muy importante de Chile”, saquen sus conclusiones.

Me parece algo discriminatorio en un país en donde esta palabra esta tan de boga, pues bien, si vemos dónde nacieron gran parte de los artistas o escritores más importantes de este país no es precisamente Santiago, podemos citar algunos como: Pablo Neruda, Pablo de Rockha, Claudio Arrau, Pacheco Altamirano, la familia Parra, Gabriela Mistral, Marta Colvin, Gonzalo Rojas, Jorge Tellier, etc…De qué estamos hablando entonces, de un cierto chovinismo de superioridad para establecer una cierto pedigrí que nunca ha tenido Santiago. Lo peor son aquellos artistas que han emigrado a la capital y han tomado esas posturas, con temor a lo que se hace en regiones, por miedo a perder trabajos, importancia, estatus, etc…algo que cuesta mucho lograr en Santiago, que digamos de paso todo el espectro cultural es tan pequeño, somos un país minúsculo al lado de Argentina o México y aun así no somos solidarios entre los pares.

Recuerdo que me enviaron una lista de mujeres dentro de la música electrónica y de arte sonoro de todo Latinoamérica, vi cuantas habían en Argentina y eran tres páginas y acá no sobrepasan las 15 o 20 como mucho, por qué no hacemos redes y se hacen talleres de música electrónica en los colegios para aumentar estos números, pero reales redes, no de conveniencia para el tipo que va a poner el bar para una tocata y solo quiere lucrar con ello y conectar realmente a todos quienes estamos haciendo arte y ruido desde acá AFUERA DE SANTIAGO.

 

 

 

Leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.