Trey Azagthoth (Morbid Angel): Un músico que no le teme a los cambios

   Trey Azagthoth fundador y guitarrista de la banda americana de death metal: Morbid Angel, creada en Tampa, Florida (1983). Quisiera referirme un poco a él, ya que este músico en mi adolescencia y juventud me provocó sentimientos que hasta hoy, al poner un CD o vinilo de MA, hace que se me ericen los pelos. Un guitarrista innovador influenciado por Jimi Hendrix, Tomy Iommi, Eddie Van Halen y los guitarrista de Judas Priest (KK Downing y Glenn Tipton); Trey ama la música docta, por sobre todo a Mozart, y en algún momento se creyó ese rol en el metal más extremo. Recuerdo la zine chilena: Insanity (1988), en donde Mujica le preguntaba a Trey sí escuchaba otra música que no fuera  Mozart y la respuesta fue negativa; Trey el 87’ estaba enceguecido por ese compositor clásico y también por el proyecto de música ritualista: Zero Kama, el cual tiene la particularidad de tocar con huesos humanos, podemos ver la influencia de aquello  en el insert del primer disco de MA, me refiero al “Altars of madness” (1989), el cual representa a un cráneo con una flauta de fémur.   Incluso decía ser una reencarnación de un vampiro de 500 años; esto llegó a los oídos de la escritora de novelas de vampiros Anne Rice, quería entrevistarlo y basarse en ello para su libro “Entrevista con el Vámpiro”. Pero Trey se negó rotundamente.

La  revista más importante de metal en los 80’, la Metal Hammer de diciembre del 89’, nombra a  los top ten del thrash metal y llega a la conclusión que el peak del thrash culmina con el “Altars of madness” (1989) de MA; nadie había creado un disco tan rápido a la fecha y con tanta técnica, superando al “Reign in Blood” de Slayer. El nivel de destreza musical hace que Pete Sandoval (baterista) y Trey sobresalgan; en esa época el guitarrista pasa a ser considerado un icono de su instrumento. Trey siempre estuvo en una búsqueda de sonoridades, su guitarra más famosa es su ironbird roja (Bc Rich), la cual la pintaba con la sangre que extraía mientras tocaba; rito que  efectuó hasta la gira del segundo disco: “Blessed are the sick” (1991). Explicó que dejó de hacerlo porque se volvió una moda: cualquier persona lo realizaba y así lo que para él era algo sagrado se volvió un acto impuro.

En el próximo disco: “Covenant” (1993),  Trey Azagthoth agrega la guitarra de 7 cuerdas (JEM de Ibanez, modelo que inventó Steve Vai), baja la afinación a “si” y con eso MA fue una de las primeras bandas en cambiar a una afinación tan a piso, junto a grupos como Korn o el disco de Sepultura “Roots” o el exquisito “Outer limits de Voivod. Así  el “Covenant” se volvió un disco de referencia para la gran mayoría de bandas de death metal, recordemos que esa placa la produjo el ingeniero y productor de Metallica, Flemming Rasmussen, el cual  le dio a MA un sitial muy poderoso; no obstante el estilo se vio acribillado por las cientos de bandas que querían emular ese nuevo sonido, haciendo que el death metal se transformara en algo  aburrido a mediados de los 90’ (con ciertas excepciones). Resta agregar que MA tenía contrato con el sello Ingles: Earache y que el “Covenant” logra tal impacto que los ficha el sello: Giant records (filiar de Warner), de esta manera logran hacer una gira por todo USA junto a Black Sabbath; por último el sello invierte en dos vídeos clips, siendo el tema “God emptiness” uno de los mejores vídeos clip que se hayan realizado en el metal, con una producción digna de una película de alto presupuesto.

Después de tal fama,  Trey Azagthoth logra un gran anhelo, el cual  era que Laibach les hiciera unos remixes (Laibach remixes, 1994), editando un EP con los remixes: “Sworn to the black” y “God of emptiness”, cortes poco valorados por el público metalero. El disco “Illud divinus insanus” (2011) tuvo un tremendo rechazo del público por las claras influencias de la música industrial, no obstante Trey y Vincent ya en los 80’ habían reconocido influencias de aquel género, sin contar el productor que trabajó el “Domination”. Recordemos que el disco que preside al “Covenant” es el aclamado “Domination” (1995), que fue producido por Nigel Kennedy, quien trabajó en con bandas industriales en su gran mayoría como Skinny Puppy o NIN, dándole otra mirada al death metal, que venía ya un poco agotado de ideas, y en donde toma relevancia la composición de Erik Rutan.

En esa época  Trey Azagthoth toma clases de guitarra con Mike Davis, guitarrista de Nocturnus (quienes forman un proyecto juntos llamado: Chewing incorporated), en el cual se aprecian técnicas de barridos y tapping, siendo lo anterior fundamental para crear uno de los solos más importantes e innovadores hasta esa fecha en el metal, me refiero al solo de tema “Where the slime live?”; además se filma un vídeo clip en la línea estética de Marilyn Manson, catapultando a Trey como un ícono consagrado del virtuosismo y composiciones en donde se atreve a jugar con elementos más innovadoras y no quedarse estancado. Es tal el éxito que acapara al demostrar su virtuosismo, que se edita una disco en donde solo vienen los solos de guitarra del “Domination” y algunos del “Formulas fatal to the flesh” llamado “Love of lava” (1999).

Cierra su etapa más fértil con el quizás disco más completo para mi gusto en todo sentido, me refiero al “Formulas fatal to the flesh” (1998), siendo esta placa compuesta casi en su totalidad por  Trey Azagthoth. Fue el primer músico del  metal en realizar un trabajo basado en la cultura Sumeria, para lo cual se trasladó a los museos de Bagdad y Londres; aprendió el lenguaje de los Sumerios y grabó solos de guitarra en templos; podríamos decir que es un símil a Jaz Coleman (Killing Joke), pero del Metal y gracias a él surgieron bandas como Nile que se basan en la cultura Egipcia. Trey en el Gateways (2000) se aleja del satanismo como lo hizo Chuck Schuldiner en el Spiritual Healing (1990), rompiendo así paradigmas de un metalero extremo y satanista (una forma de darse cuenta de aquello es que Trey se borro la cruz invertida que tenía tatuada en su brazo derecho) que evoluciona y ofrece canciones en donde impulsa a creer en uno mismo, en el sentido de pensar uno es el único dios que crea su propio destino; para eso se basa en Deep Chopra y en distintos filósofos, gente que siempre ha estado en una eterna búsqueda, así como John Balance (Coil) o Jimi Page.

El único músico que iguala a  Trey Azagthoth  en el death metal fue  Chuck Schuldiner, quien se adelantó en su forma de pensar casi una década antes que Trey, hay que consignarlo. Recordemos que ambos eran muy amigos y que eran fans hasta que Chuck le dio el corte a toda la corriente satanista el año 90’. Recuerdo en los tiempos del “Leprocy” donde Chuck no se sacaba su playera de MA. Espero que Trey se haya reencontrado con su amigo antes de que muriera, ya que ambos músicos representan lo más importante en este género de música.

Con un gusto musical muy abierto, le dedicó su música a: Laibach. Siempre le gustaron bandas del metal como: Confessor, Carcass, es un seguidor y fan de Dead can dance, Pink Floyd y de la etapa más trip hop de The gathering; le encanta la  música electrónica en todas sus facetas, desde Massive Attack hasta música electrónica experimental Japonesa; amante del anime, vídeos juegos, coleccionó  guitarras eléctricas y en un tiempo hizo lo mismo con las armas, decía que eran parte de la libertad de su país, sin embargo  Trey Azagthoth no se siente representado por el estado de USA y menos por la clase política republicana, critica fuertemente a su país antes del episodio de las torres gemelas, siendo ideológicamente opuesto a David Vincent (vocalista y bajista).

Tiene  una casa en Japón, el país que más ama debido a su filosofía de vida; crea el “Triunvirato”, el cual nos muestras las armas que debemos usar para salir adelante en esta vida. Es un tipo que no se cansa de aprender y de seguir hacia adelante, todo eso lo complementa con la práctica artes marciales y la meditación. Este es el gran Trey que surgió con MA como una banda de covers de Mercyful fate y evocando al satanista típico de esa época.

Puedo agregar por mi parte que  Trey Azagthoth es la prueba que desde la oscuridad surgen seres de luz que a mí por lo menos me salvaron la vida… ¡Gracias Trey por tu eterna energía y tu sabiduría en todos estos casi 30 años escuchando tu música! ¡Manuel Coloso!

Editado por Camilo Ortiz.

 

 

3 comments

  1. Mauro R 11 abril, 2018 at 12:28 Responder

    Más allá de álbumes, entender la influencia de este músico en una gran diversidad de bandas y estilos, poder conocer incluso propuestas que para alguien común donde no hay mucha información se da por omitido no tiene precio.
    ¡Gran artículo! Desde mi humilde perspectiva de usuario, dinámica forma de contar la historia, se agradece.

    • Manuel Knwell 11 abril, 2018 at 15:20 Responder

      Esa era la idea, contar cosas que pocos saben, datos que recolecte durante más de 30 años en fanzines y magazine que compraba al extranjero o que hacia trading con amigos o simplemente sacar una fotocopia, pero de una fuente fidedigna, no como es ahora el wikipedia o muchas cosas que no son reales por google. Saludos y te invito a leer la entrevista que le hice a Trey el 96, esta en la sección de las entrevistas! Manuel Knwell

Leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.